Nuevo Reglamento europeo para aumentar las estaciones de recarga y repostaje


El Parlamento Europeo recientemente ha aprobado un acuerdo que obliga a instalar un cargador para coches eléctricos cada 60 km en las principales vías de transporte.


 


 
Estas medidas forman parte de una ambiciosa hoja de ruta de la Comisión Europea hacia un futuro más sostenible. Según esta nueva normativa, los gobiernos nacionales de la UE tienen la responsabilidad de asegurar que para el 31 de diciembre de 2025 existan puntos de carga rápida para turismos y furgonetas cada 60 km en la red prioritaria de transporte de la UE. Además, se establecen requisitos de potencia mínima para estas estaciones, con el objetivo de ir aumentando la potencia de las estaciones de manera progresiva hasta el 2027.

La nueva ley también aborda la necesidad de infraestructura para vehículos pesados, con estaciones de recarga específicas para estos vehículos con una potencia mínima de 350 kW cada 60 km en la red principal de la RTE-T.

Una novedad destacada es la obligación de establecer estaciones de repostaje de hidrógeno a partir de 2030, no solo para automóviles sino también para camiones, con una cobertura específica en todos los nodos urbanos y cada 200 km a lo largo de la red básica de la RTE-T.


¿Cómo Funcionarán los Puntos de Recarga Eléctrica?
Las estaciones de recarga deberán ofrecer un método de pago simple, ya sea a través de tarjeta de crédito o dispositivos contactless, sin requerir suscripciones con la compañía. Los precios se informarán por kWh, kg o por minutos, y las operadoras comunicarán la disponibilidad, el tiempo de espera y los precios a través de paneles o portales web.

¿Dónde más se deberá instalar cargadores?
La nueva ley extiende su alcance a los puertos más importantes de la UE, que deberán suministrar puntos de recarga eléctrica a cruceros y portacontenedores a partir de 2030. Asimismo, antes de 2025, los aeropuertos deberán ofrecer suministro eléctrico a las aeronaves estacionadas en todas las puertas; en 2030, también en todos los puestos de estacionamiento remotos.

En cuanto a la justicia social, la Comisión Europea propone la creación de un Fondo Social para el Clima, financiado en parte por los ingresos del comercio de derechos de emisión, destinado a ayudar a los ciudadanos a invertir en eficiencia energética y movilidad más limpia.

El objetivo climático de la Normativa se enmarca dentro de un paquete de iniciativas ecológicas más amplio, busca facilitar la vida a los usuarios de vehículos eléctricos, promoviendo a largo plazo la adopción de estos vehículos en lugar de los tradicionales de gasolina o diésel. La Unión Europea tiene como objetivo reducir de manera significativa las emisiones de dióxido de carbono de los vehículos de combustión, que actualmente representan más del 70% del total de estas partículas emitidas por los Veintisiete.

Para explorar soluciones de seguridad en el sector automovilístico, te invitamos a consultar nuestro catálogo de material eléctrico aquí.
 

Fuente consultada: esmovilidad.mitma.es
Facebook Twitter LinkedIn WhatsApp
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y razones técnicas, para mejorar tu experiencia de navegación, para almacenar tus preferencias y, opcionalmente, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Hemos incluido algunas opciones de configuración que te permiten decirnos exactamente las cookies que prefieres y las que no. Pulsa ACEPTAR para consentir todas las cookies. Pulsa CONFIGURACIÓN para decidir las opciones que prefieres. Para obtener más información sobre nuestras cookies accede a nuestra Política de cookies aquí: Más información
Aceptar Rechazar Configuración