La electricidad estática no es el área más investigada científicamente, ya que históricamente no se ha considerado útil, a diferencia de la corriente eléctrica, que ha tenido muchas aplicaciones para proporcionar energía.

En la industria, sigue siendo muy a menudo una cuestión de juicio más que de conocimiento científico. Las complejas propiedades físicas y químicas de los objetos y entornos que interactúan dificultan un análisis preciso. También hay problemas con la medición de la electricidad estática.




 


CUATRO PROBLEMAS PRINCIPALES
RELACIONADOS CON LA ELECTRICIDAD ESTÁTICA



 

1. Descarga estática en la electrónica




En la electrónica, el principal peligro asociado a la carga estática proviene de la persona que la transporta. Una descarga genera calor, lo que quema las conexiones, interrumpe los contactos y rompe los microchips. 
A menudo, los componentes no fallan por completo, lo que puede considerarse aún más peligroso, ya que el fallo no se manifiesta inmediatamente, sino en un momento imprevisible durante el funcionamiento del aparato.
Como norma general, cuando se trabaje con piezas y dispositivos sensibles a la electricidad estática, deben tomarse siempre medidas para neutralizar la carga acumulada en el cuerpo (guantes antiestáticos, calzado ESD, descargadores de estática). 



2. Atracción / repulsión electrostática





Este es quizás el problema más extendido en la producción y el procesamiento de plásticos, papel y textiles. Esto se manifiesta en que los materiales cambien su comportamiento: se pegan o se apartan, se adhieren a los equipos, atraen el polvo, se enrollan incorrectamente, etc. Este problema se neutraliza con los ionizadores estáticos




3. Riesgo de incendio


 



El riesgo de incendio no es un problema común en todas las industrias. Pero la probabilidad de que se produzca un incendio es muy alta en las plantas donde se utilizan disolventes inflamables.

En las zonas peligrosas, las fuentes de incendio más comunes son los equipos sin conexión a tierra y los conductores en movimiento. Si el operario que se encuentra en la zona peligrosa lleva calzado con suela NO CONDUCTORA (aislante), existe el riesgo de que su cuerpo genere una carga que pueda encender los disolventes. Es muy importante entender que en estos ambientes el calzado tiene que ser conductor, antiestático o ESD (opción ideal)

El calzado conductor es un tipo de calzado de trabajo que tiene un nivel de resistencia eléctrica bajo, aunque lo suficientemente alto como para permitir que las cargas electroestáticas se disipen reduciendo el riesgo de acumulaciones de estas cargas. La resistencia eléctrica es baja, por lo que el uso de este calzado solo se recomienda cuando la posibilidad de entrar en contacto con materiales en tensión se ha eliminado por completo.

Para evitar los riesgos que afectan al calzado conductor, existe el calzado antiestático, ya que tiene una resistencia eléctrica algo superior a este. Podemos decir que el calzado antiestático es aquel que presenta una resistencia y una capacidad disipativa media frente a descargas eléctricas provocadas por cargas electroestáticas. El calzado marcado como ESD, regulado bajo la norma EN 61340-4-3: 2005. Este tipo de calzado es similar al anterior, aunque con una protección llevada al extremo. El calzado ESD es aquel con un nivel de disipación de las cargas electroestáticas máximo. Hay profesiones, como los trabajos con circuitos impresos o los que se realizan en salas blancas, en los que una mínima carga estática puede provocar un grave accidente al trabajador. Por eso surge el calzado ESD, conductor de las más pequeñas cargas electroestáticas acumuladas por el trabajador. La función de este tipo de calzado es desviar dichas cargas hacia el exterior.

Los guantes antiestáticos es otro componente necesario para evitar acumulación alta de electricidad estática y permitiendo que se disipe a tierra.

La máquina sin conexión a tierra también es un peligro. Todo lo que se encuentre en la zona peligrosa debe estar bien conectado a tierra. 




4. Descarga eléctrica



El riesgo de choque estático en un entorno industrial está recibiendo cada vez más atención, es muy desagradable y puede ser peligroso para las personas con insuficiencia cardiaca.
La causa más común del choque estático es carga inducida, por ejemplo, en la industria de plásticos. 

La carga permanece en el cuerpo del operario si lleva calzado con suela aislante hasta que toque un equipo con conexión a tierra. La carga fluirá hacia el suelo y lesionará a la persona. Esto también ocurre cuando el operario toca objetos o materiales cargados: debido al calzado aislante, la carga se acumula en el cuerpo. Cuando el operador toca las partes metálicas del equipo tiene lugar una descarga eléctrica.

 
 

Conclusión

Para las zonas donde se genera la electricidad estática es imprescindible tomar las medidas correctas, que se ajustarán a cada caso. 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y razones técnicas, para mejorar tu experiencia de navegación, para almacenar tus preferencias y, opcionalmente, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Hemos incluido algunas opciones de configuración que te permiten decirnos exactamente las cookies que prefieres y las que no. Pulsa ACEPTAR para consentir todas las cookies. Pulsa CONFIGURACIÓN para decidir las opciones que prefieres. Para obtener más información sobre nuestras cookies accede a nuestra Política de cookies aquí: Más información
Configuración Acepto